Entrevista CONFILEGAL | Damian Vazquez, defensor de victimas de negligencias medicas: «La demora diagnostica hace casi incurable un cancer»

El prestigioso medio jurídico CONFILEGAL, entrevista al Abogado Damian Vazquez, especialista en derecho sanitario y negligencias medicas. Teléfono consultas 952215859.

Damián Vázquez es un abogado experto en Derecho Sanitario que lleva 30 años luchando por las víctimas de negligencias médicas en los tribunales. Forma parte del equipo jurídico de ‘El Defensor del Paciente‘ y también es socio director de Vázquez Abogados.

En toda su trayectoria ha visto visto casos alarmantes, donde incluso un diagnóstico tardío por unas largas listas de espera han acabado con el fallecimiento de una persona. Pero para él, lo más positivo de su trabajo es el subidón que le da cuando comunica al paciente, o a su familia, que han ganado la batalla.

Sin embargo, reconoce que esa sensación perdura poco. Tiene que prepararse para ganar la próxima negligencia médica. Y esta es una sensación que califica como «un tobogán» porque unas veces están arriba, y otras, abajo.

Los datos son preocupantes. En 2022, ‘El Defensor del Paciente’ recibió un total de 13.611 casos de posible negligencia médica, 455 más que en 2021. De todos ellos, 699 personas fallecieron finalmente.

Datos que se recogen en la memoria de 2022 y que también revelan las comunidades autónomas que más malas praxis han cometido. En la punta del iceberg, la Comunidad de Madrid, con 3.500 casos, de los cuales, 2.500 eran del Hospital Universitario La Paz.

Le siguió Andalucía, con 2.621, estando a la cabeza el Hospital de Virgen del Rocío de Sevilla y el Virgen de la Victoria de Málaga. Y en tercer lugar, Cataluña, con 1.621 reclamaciones, casi todas en Barcelona.

En una entrevista en Confilegal, el letrado hace balance de su trayectoria, cuenta casos que le han marcado y momentos en que los médicos han intentado cubrirse las espaldas para tapar una negligencia.

Lleva tres decadas representando a victimas de negligencias medicas. ¿Que balance hace de todo este tiempo? 

El balance es muy positivo a nivel personal. Es una gran satisfacción el momento en el que comunicamos a los familiares que se ha reconocido el error sanitario y que se ha hecho justicia. Siempre defendemos a las víctimas porque son verdaderos dramas personales donde, a veces, quedan secuelas muy grandes.

Desde El Defensor del Paciente damos a conocer todas las semanas asuntos de negligencias de diferentes especialidades, ya sea ginecología, traumatología, urgencia o listas de espera. Pero no son casos fáciles de ganar.

Uno de los asuntos recientemente ganados en el que se produjo una gran negligencia fue por una hipoxia en el parto. La niña se quedó con más de un 90% de discapacidad y la indemnización concedida fue de más de tres millones y medio de euros con intereses.

También recuerdo el caso de otro menor al que no le detectaron un tumor que tenía en la ceja y eso hizo que se quedase completamente ciego.

¿Cuántas negligencias puede llegar a defender en un año, por poner un dato sobre la mesa?

El número exacto no sabría decirte, pero es un número muy alto tanto en la sanidad pública como en la privada. Los datos de la memoria de El Defensor del Paciente de 2022 revelan que el número de negligencias tuvo un parón por la pandemia pero aumentaron las reclamaciones por coronavirus.

Pero vemos que esto va en aumento. Y entiendo que seguirá así desgraciadamente por la situación de las listas de espera que hay en todo el país.

Es brutal y desastrosa la situación de la sanidad en la mayoría de las comunidades en las que los pacientes tienen que estar esperando para ser vistos por los médicos o especialistas, luego tener fecha para las pruebas diagnósticas y más tarde para la intervención quirúrgica.

«A veces presentamos la reclamación mientras los pacientes están en vida, pero luego los que continúan con el procedimiento judicial son los familiares»

Demoras asistenciales que también hemos visto incluso por la falta de asistencia presencial durante la pandemia con omisión de medios y demora diagnóstica, sobre todo en casos de cáncer, porque cuando se le detecta, ya está en estadio IV, sin solución y con tratamientos paliativos.

En ese caso, es muy difícil que con quimioterapia o intervención quirúrgica se le pueda curar. A veces presentamos la reclamación mientras los pacientes están en vida, pero luego los que continúan con el procedimiento judicial son los familiares.

 

¿Cree que ahora la cosa ha empeorado en cuanto a negligencias medicas o es que la gente se atreve mas a reclamar y a ir hasta los tribunales?

Son las dos cosas. Gracias a Dios desde hace ya varios años ya hay más conciencia a la hora de reclamar, es más, uno de los lemas de la Asociación es “Reclama ahora para evitar que otro paciente pueda ser afectado en el futuro” .

Hay que reclamar incluso si tú estás viendo que en urgencias o en un hospital hay algo que no se está haciendo bien o no está atendido en este momento. Lo ideal es incluso presentar una hoja de reclamaciones.

Y por otro lado, hay falta de medios tanto en la pública como la privada. Estamos viendo casos de personas que tienen contratados seguros médicos privados pero que en muchas ciudades u hospitales no tienen algunos servicios como puede ser el dermatólogo.

También hemos observado que hay demoras en las autorizaciones de tratamientos, con mucha burocracia, y también en intervenciones quirúrgicas.

Y de nuevo me estoy acordando de otro caso muy reciente que hemos tenido en la Audiencia Provincial de Málaga en la que este paciente falleció simple y llanamente por una demora de seis días de una aseguradora médica a la hora de autorizar una endoprótesis.

Nosotros apoyamos también a los sanitarios, sus reclamaciones, sus reivindicaciones, las urgencias están saturadas y esto es un mal endémico. Y no se toman soluciones.

Francisco Damián Vázquez, abogado de Málaga, experto en negligencias médicas y del Defensor del Paciente.

En toda su carrera, ¿se ha encontrado con con algun caso en el que de puertas para dentro, los hospitales o los médicos hayan intentado cubrirse las espaldas los unos a los otros para que no salga a la luz una negligencia médica?

Desgraciadamente sí.

Como en cualquier profesión hay mucho corporativismo médico. Es difícil luchar e incluso nos es complicado buscar muchas veces un informe pericial especialista en negligencias médicas que apoyen la pretensión y a veces nos encontramos con casos muy evidentes de negligencia médica a las que hacen un informe que no tiene absolutamente nada que ver con el tema para intentar ocultar esa negligencia médica.

«He visto casos donde se han falsificando documentos, algo que es ya una denuncia penal»

Y lo más fácil es ver que han metido la pata para poder explicarle al paciente la situación, darle todo tipo explicaciones y decirle van a solucionarlo, van a estar con él y le van a acompañar en todo el proceso. Y esa es la mejor forma de evitar una reclamación aunque a veces se intenta ocultar.

Me acuerdo del caso de una abogada, que era la que reclamaba, por el fallecimiento del niño en el parto donde los médicos adscritos al hospital mandaron un informe al Servicio Andaluz de Salud que no había por donde cogerlo. Y en el juzgado no sabían donde meterse, le recriminó hasta el juez.

Incluso he visto casos donde se han falsificando documentos, algo que es ya una denuncia penal con condena a personal sanitario que ha realizado ese tipo de actuación.

Por último, me llama la atencion casos en los que la sanidad o las aseguradoras tienen una sangre muy fria a la hora de excusarse echando las culpas al paciente alegando que «no era para tanto». ¿Tiene usted esa percepcion tambien?

Sí, muchas veces o bien para el perito, o bien para la aseguradora, entran en juego cuestiones económicas y se valora a los pacientes como un número. No se valora el drama humano.