VAZQUEZ ABOGADOS MALAGA ESPECIALISTAS EN DERECHO PENAL Y SOLICITUD DE INDEMNIZACIONES. TELEFONO 952215859.

Salió de la discoteca con una amiga y se dirigió a los aparcamientos en busca de su vehículo. Por el camino, observó que dos jóvenes les seguían. Oyó que empezaban a insultarlo, pero no hizo caso. Cuando se subió a la moto y se colocó el casco, comenzó la agresión.

Los golpes le hicieron caer. Ya en el suelo, la víctima, un hombre español de mediana edad, escuchó los insultos que proferían los agresores, dos jóvenes a los que conocía de vista del pueblo. Según consta en su denuncia, le gritaron: «Maricón de mierda, maricona, maricona».

El afectado no encuentra motivo ni explicación al ataque más allá de su orientación sexual, ya que ni siquiera los había visto antes en la discoteca ni había discutido con ellos. La agresión, que tendría un cariz homófobo a tenor de los insultos, le ha dejado secuelas permanentes en el ojo derecho, en el que prácticamente ha perdido la visión.

El suceso, que ocurrió en 2004, acaba de ser enjuiciado en el Juzgado de lo Penal número 8 de Málaga. Respecto a la responsabilidad criminal, los acusados se han conformado con penas de un año y seis meses de prisión para cada uno de ellos. Además, el magistrado les ha condenado a indemnizar con 137.438 euros a la víctima por responsabilidad civil sobre las lesiones sufridas, aunque a este respecto la sentencia es recurrible, según la resolución judicial, a la que ha tenido acceso SUR.

Los hechos sucedieron el 2 de octubre de 2004 en los aparcamientos del centro comercial El Ingenio, en Vélez-Málaga. Según la denuncia de la víctima, a la que asiste el despacho Vázquez Abogados, uno de los jóvenes se abalanzó sobre ella y empezó a propinarle patadas y puñetazos mientras la insultaba.

Cuando estaba en el suelo, el otro chico se acercó al afectado y, según su versión, le lanzó varias patadas al tiempo que jaleaba a su amigo. La víctima recuerda en su denuncia que le dijo: «Dale más fuerte, muérdele, muérdele». El otro chico le hizo caso y le dio un bocado en un brazo.

Tras el ataque, el afectado acudió al centro de salud de Torre del Mar acompañado por su amiga, que fue testigo de los hechos. Los médicos vieron que tenía contusiones en la cara, el cuello, los costados y las rodillas, y un hematoma en un brazo.

Sin embargo, esas lesiones se complicaron en los días siguientes y la víctima sufrió un desprendimiento de retina en el ojo derecho, que requirió tratamiento quirúrgico. Aunque el afectado padecía un glaucoma crónico previo, el juez establece en su sentencia que la agresión le provocó secuelas añadidas, que le han dejado prácticamente sin visión en ese ojo, lo que -según el magistrado- supone una merma en las posibilidades de hacer una vida normal.

Vazquez Abogados Málaga.Tfno 952215859.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0