LA SANIDAD VALENCIANA SANIDAD PAGARÁ 30.000 EUROS POR NO INFORMAR DE LOS RIESGOS DE UN TRATAMIENTO

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha condenado a la Conselleria de Sanidad a pagar 30.000 euros a la familia de un paciente que falleció en 2001, por considerar que no se le informó debidamente sobre los riesgos de un tratamiento que le daban contra los fuertes dolores de cabeza que sufría.
La sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCV ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente, en representación de dos hijas del fallecido, contra una Resolución de la Conselleria en la que desestimaba la reclamación de responsabilidad patrimonial.

El fallecido, de 78 de edad, tomaba una dosis diaria de Vioxx, desde que le fue recetado en enero de 2001 por su médico de cabecera de la Seguridad Social por padecer persistentes dolores de cabeza, según recoge la sentencia.

Posteriormente se le retiró este medicamento durante unos meses hasta que en mayo del mismo año se le vuelve a recetar y el paciente lo toma hasta agosto, mes en el que fallece por enfermedad vascular aguda y probable trombosis.

En un informe publicado en febrero de 2001, se indicaba el riesgo cardiovascular y de ocasionar procesos trombóticos del principio activo rofecobix, que están en el medicamento Vioxx, que fue retirado del mercado en 2004.

No obstante, según la sentencia, cuando al paciente le fue recetado por primera vez (en enero de 2001), “se habían hecho notificaciones de posibles riesgos y se indicaba que se tuviera precaución aunque no se conocía realmente el mecanismo por el cual podían ocurrir”.

El Tribunal ha declarado así la responsabilidad patrimonial de la Administración, que se hace extensiva solidariamente a la empresa con la que el paciente tenía contratada una póliza de seguro, por los daños morales causados ante la falta de información dada al paciente, de los posibles riesgos del tratamiento.