Reclaman 120.000 euros al SAS por no detectar malformaciones en su bebé

  • Los padres argumentan la solicitud de indemnización en que las pruebas médicas no diagnosticaron que le faltaba un riñón y tenía seis dedos en una mano

RECLAMACION INTERPUESTA POR LA ASOCIACION DEL DEFENSOR DEL PACIENTE EN MALAGA TELEFONO 952215859

Descargar (PDF, Desconocido)

 

Un pareja de Cuevas Bajas ha presentado una reclamación contra el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la que solicita una indemnización de 120.000 euros al considerar que en el hospital no detectaron las malformaciones de su bebé ni en las ecografías realizadas durante el embarazo ni en las primeras pruebas que le hicieron tras al parto. El pequeño, que tiene cuatro meses, nació sin el riñón izquierdo, con seis dedos en la mano derecha y con una parálisis en el labio inferior.

La familia, representada por el abogado Francisco Damián Vázquez, de la Asociación Defensor del Paciente, considera que se ha producido una «deficiente» asistencia sanitaria al «omitir un grave diagnóstico de malformación y ausencia de un órgano principal del feto», según la reclamación, a la que ha tenido acceso SUR.

La madre, de 22 años y primeriza, relata que, tras descubrir que estaba encinta, siguió los controles en el Hospital Comarcal de Antequera. «Allí me hice las ecografías y todo venía perfecto», asegura ella. Aun así, fue un embarazo «complicado», ya que tuvo diabetes gestacional.

El informe de la prueba que se hizo a las 20 semanas reflejó una «exploración ecográfica aparentemente normal para la edad gestacional». Sin embargo, según la reclamación presentada al SAS, en ese mismo documento aparece una anotación que dice: «Mala calidad de la imagen».

Finalmente, la mujer dio a luz de forma prematura. «A las 29 semanas se rompió la bolsa», cuenta la madre, «tuve una infección y el parto se adelantó». Dio a luz mediante cesárea tres semanas después.

El bebé nació con seis dedos en la mano derecha, aunque los médicos la tranquilizaron y le dijeron que se podía corregir con cirugía plástica. También le detectaron una hipoplasia en el músculo del labio. Al ser un parto complicado, lo tuvieron nueve días en el Hospital Materno y de ahí lo derivaron al de Antequera para que fuese «cogiendo peso». Le dieron el alta con 2.015 gramos «pensando que estaba bien, ya que se comportaba con normalidad», prosigue la madre.

No fue hasta los dos meses cuando los médicos detectaron que le faltaba un riñón, según denuncia la familia. La mujer acudió al ambulatorio por las altas fiebres que presentaba el niño «creyendo que era una reacción a una vacuna». Al ver que la temperatura seguía subiendo, lo llevaron nuevamente al Materno. «Le hicieron un análisis de orina, vieron que tenía una infección y lo dejaron ingresado. Ahí se dieron cuenta de que le faltaba un riñón. Me dijeron que lo sentían, que no se habían dado cuenta», sostiene ella.

Tras contactar con la asociación Defensor del Paciente, los padres han decidido reclamar al SAS por el «daño moral desproporcionado» debido a la «incertidumbre, afectación emocional y la calidad de vida» del pequeño, derivada, a su juicio, de un «error de estrategia y planificación» en el hospital. «Me han privado de mi derecho a plantearme si seguía adelante o no con el embarazo. Lo hubiese tenido igualmente, pero la decisión la tomo yo», subraya.

FUENTE DIARIO SUR

DIARIO SUR NEGLIGENCIA MEDICA MALAGA VAZQUEZABOGADOS.ES