VAZQUEZ ABOGADOS RECLAMACIONES NEGLIGENCIAS MEDICAS TELEFONO 609610197 En España hay bastantes afectados por la colocación de protesis defectuosas de marcas como Traiber y Depuy. Francisco Niella, el primer afectado de las prótesis Traiber ha conseguido una sentencia condenatoria: “Me han dejado minusválido”

Francisco Niella tiene una minusvalía del 43% por la rotura de una prótesis de cadera defectuosa de la empresa Traiber. Traiber está siendo investigada por fabricar ortopedia de baja calidad y sus responsables, por obligar a los hospitales a comprárselas. Niella ha tenido que someterse a tres intervenciones quirúrgicas. Es el primer afectado con sentencia firme ratificadora del fallo de fábrica. Hasta 6.000 pacientes en España, 2.800 de ellos en Cataluña, tienen puesta una de estas prótesis de rodilla, cadera o columna.

protesis rota trainer depuy vazquezabogados

Francisco Niella no puede trabajar. Tampoco puede coger en brazos a su nieta pequeña, como hacía con las más mayores, porque a menudo tropieza y se cae. La rotura prematura de una prótesis de cadera (dos años después de implantada) le ha llevado tres veces más al quirófano y le ha dejado con una minusvalía del 43%. Este barcelonés, residente en Sant Vicenç dels Horts, es el primer afectado que consigue una condena judicial en firme por las prótesis defectuosas para la empresa Traiber —investigada por realizar ortopedias defectuosas y por forzar a centros hospitalarios a comprarlas—. En toda España, casi 6.000 personas llevan una prótesis de esta marca, la mitad (2.800) en Cataluña. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), organismo competente en autorizar la producción de prótesis, notificó en octubre de 2014 a la Generalitat la existencia de una denuncia de una trabajadora de Traiber por posibles irregularidades en la fabricación de sus prótesis implantables estériles (de cadera, rodilla y columna). La Generalitat inspeccionó la empresa “y, al confirmar la existencia de irregularidades, se tomaron, de manera inmediata, medidas administrativas, en el sentido de paralizar y precintar la actividad de la empresa Traiber”. La directora de la Aemps, Belén Crespo, aseguró este miércoles a la agencia EFE que hay un seguimiento de los hospitales y profesionales sanitarios de diez comunidades autónomas a 5.968 pacientes a los que se les han implantado estas prótesis, pero que hasta el momento solo ha recibido una notificación de un incidente adverso. Por este motivo, Crespo especificó que no consideran que haya riesgo para la mayoría de implantados. “Era evidente que la prótesis estaba mal hecha” Francisco Niella, que ahora tiene 62 años, supo hacia los cincuenta que la artrosis que padecía exigía un recambio de la cadera. Más o menos cuando empezó a no poder agacharse a ponerse los calcetines. En febrero de 2004 los médicos de la clínica privada Nuestra Señora del Remei le sajaron el fémur y le colocaron una prótesis en la cadera derecha. Dos años y medio después, en diciembre de 2006, estaba en su casa, de baja con la cadera izquierda recién operada también, y sintió “como que se quedaba la pierna vacía y me caía. Afortunadamente caí encima del sofá, lo tenía al lado”, describe. “Creía que se me había salido de sitio (la prótesis). Vino la ambulancia y me llevaron al hospital de Sant Boi, donde las radiografías confirmaron que estaba rota”. No se les ocurrió otra cosa en la fábrica que grabar la marca y el número de serie de la prótesis en la parte que más tensión mecánica soporta Niella sospechó enseguida que la férula era defectuosa de fábrica y pidió que se la devolvieran para poder llevarla a analizar a la Universidad Politécnica de Barcelona. El catedrático de biomateriales y biomedicina Francesc Xavier Gil comprobó que la prótesis estaba mal hecha. “Era evidente”, explica al teléfono desde su despacho en la universidad, “no se les ocurrió otra cosa en la fábrica que grabar la marca y el número de serie de la prótesis en la parte que más tensión mecánica soporta. El láser utilizado a tal efecto genera fisuras por el proceso de fusión. La rotura tuvo que ser catastrófica. Como una explosión”, calcula Gil. Niella denunció a la empresa Traiber y a su aseguradora, Fiatc. “Denuncié porque todos los médicos me decían que la vida media de una prótesis era quince años”. Ganó y recibió una indemnización de 19.000 euros. No parece demasiado, teniendo en cuenta que los gastos procesales (que no se reembolsan) y la prótesis defectuosa sumaron 14.000 euros en gastos, asegura. La empresa tarraconense decidió recurrir la sentencia en su contra. El pasado mes de marzo Niella vio ratificada su versión en sentencia firme, ya sin posibilidad de recurso. Dirigirse al médico que implantó las prótesis “Desde que se me rompió la prótesis de cadera soy minusválido, y he tenido que pasar tres veces más por quirófano para realizarme sucesivas operaciones. En la segunda intervención, además, la cadera se infectó. Desde entonces no puedo trabajar”. Pensaba Niella que era el único que había tenido problemas con las prótesis de Traiber, pero se acaba de enterar por los medios de comunicación que no es el caso. El diari de Tarragona publicaba anteayer que otra mujer, Paqui, lleva diez años sufriendo dolores, justamente desde que le implantaran una prótesis de Traiber. Y Niella acaba de recibir en su casa la llamada de otro posible afectado de Alicante, preguntando por el teléfono de su abogado. La Aems está convencida de que no todos los portadores de prótesis van a tener problemas de salud. Explican que se ha hecho un seguimiento especial a los últimos implantados en el año 2014, a algunos de los cuales se les ha cambiado la prótesis por precaución. Niella sabe lo que han pasado. “No es lo mismo ponerte la primera que sacarte una y ponerte otra. Es un proceso mucho más complejo, según dicen los médicos. Se pasa muy mal. Te cortan el fémur, tienen que sacar la otra y te implantan la nueva”, detalla.  La Generalitat y la Aems recomiendan que si algún paciente tiene alguna duda sobre estas prótesis, afectadas por una alerta sanitaria y bajo investigación judicial, “se dirijan al equipo médico que le practicó la intervención”.

Si necesita reclamar contacte Telefono 609610197