VAZQUEZ ABOGADOS NEGLIGENCIAS MEDICAS MARBELLA TFNO 609610197
Investigan la muerte de un hombre de 33 años tras una reducción de estómago en una clínica privada en Marbella
El paciente, con obesidad mórbida, falleció tras pasar otras dos veces por el quirófano a causa de una infección
Un joven de 33 años ha muerto tras someterse a una operación de reducción de estómago en una clínica privada en Marbella. La familia del fallecido ha presentado una denuncia en la comisaría de Cuerpo Nacional de Policía para que se investigue el caso al considerar que hubo una posible negligencia médica.
Ángel Santiago Fernández pereció a causa de una peritonitis que le sobrevino tras la intervención quirúrgica. La reducción de estómago -‘by-pass’ gástrico por laparoscopia- le ocasionó una infección que, según denuncia la familia, fue detectada «demasiado tarde» por los médicos. Tras permanecer casi un mes en coma y pasar por otras dos operaciones, murió el jueves.
El paciente, que pesaba 158 kilos y había sido diagnosticado de obesidad mórbida, decidió someterse a una intervención que, a priori, le permitiría perder «entre 70 y 80 kilos», apunta Juan Luis Santiago, hermano del finado. La cirugía se programó el 14 de septiembre en el Hospital USP de Marbella.
La intervención se prolongó durante unas cinco horas. «El médico salió satisfecho por el resultado y nos dijo que todo había ido muy bien», asegura el hermano del fallecido. Ocho días después, el paciente recibió el alta por «curación o mejoría», según la documentación que obra en poder de la familia, y a la que ha tenido acceso SUR.
Postoperatorio
Los problemas aparecieron en el postoperatorio. A los dos días del alta, el paciente volvió al hospital aquejado de fuertes dolores y fue intervenido de urgencia, donde se detectó por primera vez la infección (sepsis secundaria a peritonitis, dice el informe médico). «A partir de ahí se quedó ingresado en la UCI (unidad de cuidados intensivos), en coma inducido y con respiración artificial», cuenta Juan Luis.
Ángel Santiago siguió empeorando. Su hermano explica la situación: «Presioné a la clínica para que avisara a otros médicos y llamaron a dos especialistas -uno del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y otro de Carlos Haya- que lo metieron otra vez en quirófano». Tercera operación. «Ya era tarde», sigue Juan Luis. «Se le habían parado tres órganos: un pulmón, un riñón y el hígado».Murió a las ocho de la tarde del jueves.
Desde el centro hospitalario afirman que se ha cumplido «escrupulosamente» con todos los procedimientos. Pese a que rehúsan entrar en detalles concretos sobre el caso, las fuentes consultadas destacan la profesionalidad del jefe de servicio que realizó la intervención. «La capacidad de este especialista está fuera de toda duda», puntualizan. Por otra parte, subrayan que esta técnica ya ha sido aplicada por el centro en 130 cirugías sin ningún tipo de complicación. El caso está ahora en vía judicial.

20121024-003952.jpg