Denuncian por supuesta negligencia al equipo que atendió un parto en el que falleció el bebé. La familia de la parturienta acusa a las matronas del comarcal de La Axarquía de no avisar a tiempo al médico al surgir complicaciones .

VAZQUEZ ABOGADOS NEGLIGENCIAS MEDICAS TFNO 609610197 La familia de una parturienta que el viernes pasado ingresó en el hospital comarcal de La Axarquía para dar a luz ha presentado una denuncia por supuesta negligencia médica contra el equipo que atendió el alumbramiento al fallecer el bebé durante el parto o inmediatamente después del mismo.

El escrito, registrado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Vélez-Málaga, en funciones de guardia, recoge la versión de los familiares que acompañaban a la mujer, que ayer seguía ingresada en el citado hospital. El centro aún no ha emitido un informe oficial sobre los hechos, pero fuentes del mismo aseguraron ayer que no se detectó ninguna anomalía en el parto.
Mientras tanto, el cuerpo del bebé ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense de Málaga para practicarle la autopsia y dictaminar las causas exactas de su fallecimiento.
Los hechos
Según el relato de los hechos facilitado por el padre de S. C. D. en el acta de denuncia verbal, la mujer fue trasladada desde planta a los paritorios en la tarde del viernes después de que la familia alertara a los equipos sanitarios de que la paciente «tenía un coágulo de sangre», a lo que según la versión de los denunciantes, les respondieron que «eso era una cosa normal y así podría estar hasta tres días».
No obstante, una vez efectuada la revisión médica pertinente y comprobado el facultativo que había comenzado la dilatación previa al alumbramiento -estaba de tres centímetros-, este decidió que se quedara en el paritorio bajo cuidado de las matronas hasta alcanzar la dilatación adecuada, hecho que, según los allegados de la mujer, ocurrió a las tres de la madrugada.
Al sentir la mujer que el bebé, una vez encajado «volvió a desencajarse», dio aviso a los familiares que la acompañaban, que recurrieron a la matrona y exigieron a su vez que ésta avisara a un médico tras ponerle en antecedente de que en los dos partos anteriores había requerido cesárea.
Tras reiteradas llamadas a la calma por parte de la administración del hospital, siempre según la versión que consta en la denuncia, el médico se habría personado en el paritorio a las 4.40 de la madrugada, y habría indicado a las matronas que no podían instar a la parturienta a empujar «si el niño estaba cruzado», por lo que hubieron de recurrir al uso de fórceps. Al sacar al bebé, que pesó casi 4,5 kilos, comprobaron que la placenta «se había desplazado» e intentaron reanimarlo «durante media hora sin lograrlo».
Los denunciantes mantienen que desde que dieron el primer aviso a la matrona hasta que se llamó a un médico pasaron dos horas. Además de la presunta negligencia, hacen constar en el acta, al que ha tenido acceso SUR, que «en todo momento recibieron un trato descortés y desconsiderado». Por ello, al amparo de los artículos 109 y 110 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, manifiestan su denuncia al equipo médico «y en concreto a las matronas que han intervenido, por una negligencia médica», y reclaman «lo que en derecho le corresponda».