Un psicótico le arranca los ojos a otro enfermo en el Clínico de Málaga

NEGLIGENCIAS AGRESION MALAGA VAZQUEZ ABOGADOS Tfno 952215859 El agresor se desprendió de las cuerdas con las que estaba atado y atacó a su compañero de habitación, que está crítico en la UCI. Clara responsabilidad administracion sanitaria por falta de vigilancia adecuada.

Parece el guión de una película de terror pero ha ocurrido en la madrugada del sábado en el Hospital Clínico de Málaga. Un paciente psicótico que, según fuentes del hospital, dormía amarrado a su cama, consiguió desprenderse de sus ataduras durante la noche y atacó con un objeto contundente, al parecer una mesilla de noche, a su compañero de habitación, ocasionándole graves heridas en el cráneo. Luego le arrancó los ojos.

Fuentes del centro sanitario han señalado a este diario que el agredido, otro enfermo agudo de salud mental que al parecer también estaba atado, permanece en estado crítico en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital, aunque ayer a mediodía no se temía por su vida. “Está pendiente de evolución y con ventilación mecánica. Hay que hacerle más pruebas”, precisaron esas fuentes, que confirmaron que el paciente atacado “tiene graves lesiones en los ojos, el nervio óptico y neurológicas”. Habría sufrido una hemorragia cerebral por el ataque.

El agresor, según el hospital, es un joven ecuatoriano que no alcanza la treintena de edad, mientras que la víctima es un marroquí de 41 años. “Estas cosas ocurren muy de vez en cuando, pero es verdad que ha ocurrido y está por ver cuáles son las consecuencias de esa agresión”, indicaban otras fuentes del Clínico.

El atacante permanece ingresado en la unidad de agudos, aunque está en situación de aislamiento. En el hospital aseguran que el agresor estaba amarrado a su cama con “el sistema homologado” y no se explican cómo pudo deshacerse de las cuerdas y liberarse. Los hechos se han puesto en conocimiento de la autoridad judicial -la Policía estuvo ayer presente en las instalaciones del hospital- y la dirección del propio centro sanitario hará un informe interno “exhaustivo” para ver qué es lo que ha ocurrido y aclarar la situación.

Este es el segundo incidente singular que ocurre en el Hospital Clínico en apenas dos meses. El pasado 25 de noviembre un bombero de 42 años falleció tras arrojarse por una ventana de este centro hospitalario. La víctima había ingresado la tarde noche anterior por las heridas ocasionadas al autolesionarse. Tras el ingreso, al paciente se le realizó una exploración física en la que se determinó que los daños que sufrió eran de carácter leve y psicológico. Este hombre no tenía antecedentes por problemas psicológicos o psiquiátricos y fue ingresado en el área de observación de urgencias del Clínico. Sobre las 8:30, y tras pasar una noche supuestamente tranquila, abandonó esa zona, abrió una ventaja de una sala contigua y se arrojó al vacío. Resultó herido de múltiples fracturas, fue trasladado a la UCI y falleció dos horas después.